Calidad de vida: Más allá de los hechos

Calidad de vida: Más allá de los hechos

Notapor Luis Alfaro Garfias » Jue Jul 09, 2009 3:27 pm

Interesante publicación del BID sobre la calidad de vida.

Para acceder a la publicación hacer clic en:

http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocum ... um=1775347

A continuación el prólogo de la referida publicación

El Banco Interamericano de Desarrollo llega a su quincuagésimo aniversario en un momento crítico como ninguno para la región. La crisis financiera de los países desarrollados ha puesto en riesgo los avances económicos y sociales que se han logrado en América Latina y el Caribe en las últimas décadas.

La nueva prueba a la cual están siendo sometidos los latinoamericanos y caribeños no debe llevar sin embargo a que pierdan de perspectiva sus logros del último medio siglo. A juzgar por las cifras, la región ha hecho enormes avances. El ingreso per cápita (a precios de 2000) se ha duplicado con creces, pasando de casi US$2.000 en 1960 a más de US$4.500 en la actualidad. La esperanza de vida del latinoamericano promedio es de unos 73 años, mientras que en 1960 era de sólo 56. El índice de alfabetización subió de 63% en 1960 a 86% en 2000. Hoy los niños de la región asisten a la escuela durante un promedio de siete años; en 1960 el promedio era de tres años y medio.

En cuanto al aumento del empleo, los países latinoamericanos han superado a la mayoría de las demás naciones en desarrollo, creando en promedio 12 empleos por año por cada 1.000 personas en edad de trabajar, entre 1990 y 2004. Además, pese a la rápida emigración del campo a la ciudad, la región ha logrado democratizar la propiedad de la vivienda urbana y prestar servicios básicos a la gran mayoría de los habitantes de zonas urbanas. Dos de cada tres familias, inclusive las pobres, tienen vivienda propia. Casi el 95% de la población urbana tiene acceso a la electricidad y más del 85% al agua potable y –gracias a la reciente expansión de la telefonía celular– a servicios telefónicos.

Por supuesto, no todos los indicadores son tan positivos. En las pruebas internacionales los estudiantes latinoamericanos se quedan a la zaga de sus homólogos, no sólo de los estados miembros de la OCDE sino también de otras naciones en desarrollo. La deficiente calidad de la educación está socavando la competitividad de la región, lo cual se refleja en el bajo incremento de la productividad, que ha actuado como un freno para los a amentos salariales y el crecimiento económico. Por otra parte, si bien las ciudades han prosperado, su infraestructura no siempre se ha mantenido al ritmo de la demanda y las necesidades de la población, y en muchos centros urbanos avanzan la contaminación y la delincuencia.

Vistos desde afuera, los datos ilustran una imagen alentadora, puesto que el nivel de vida material se ha elevado notablemente, pero en muchas áreas la verdadera calidad de vida no muestra ninguna mejora mensurable. Entonces, ¿qué piensan los latinoamericanos sobre su vida ante el telón de fondo del último medio siglo? ¿Qué piensan de su vida, de su sociedad, de sus ciudades, de su salud, su educación y su empleo? ¿Coinciden sus percepciones con los hechos tal como los miden los indicadores socioeconómicos tradicionales? ¿Qué importancia tiene esto para fines de política? En ocasión de sus 50 años, el BID tomó la iniciativa de consultar sobre su calidad de vida a quienes en última instancia son sus principales accionistas: la población de América Latina y el Caribe.

Con datos de la Encuesta Mundial Gallup y otros sondeos de opinión pública, el Banco descubrió algunos resultados fascinantes. En general, los latinoamericanos están satisfechos con sus vidas, aunque –y esto es muy interesante– los habitantes de algunos de los países más pobres son los más optimistas, en tanto que los residentes de algunos de los países más desarrollados son los más pesimistas. Es de esperar que quienes obtienen ingresos más altos estén más satisfechos con su vida que los que reciben menos ingresos, pero en realidad el crecimiento económico genera descontento en vez de mayor felicidad, al menos en el corto plazo.

Pese a la proliferación de empleos de baja remuneración y a la creciente informalidad laboral, la mayoría de los latinoamericanos se encuentra a gusto con su trabajo. Lo que quizá llame más la atención es la preferencia generalizada por trabajar en la economía informal y no en el sector formal de asalariados, debido a la flexibilidad, la autonomía y la oportunidad de desarrollo personal que parece ofrecer la informalidad. En cuanto a los servicios sociales, la mayoría de la población está satisfecha con los sistemas educativos porque valora la disciplina, la seguridad y la infraestructura física de sus escuelas más que las puntuaciones que obtienen sus hijos en las pruebas académicas. E incluso en los países con perfiles sanitarios deficientes, la gente se muestra en gran medida conforme con su propia salud y con la atención médica que recibe. Estos resultados son significativos para el programa de actividades del Banco y para la política pública de todos los países de la región. Adoptar políticas que aumenten la insatisfacción de la población, aunque generen crecimiento, es una estrategia costosa políticamente, e incluso insostenible.

Por otro lado, si los países y grupos sociales en riesgo toleran sus problemas de salud, también es probable que las políticas e iniciativas de prevención para mejorar los servicios sanitarios los pasen por alto. ¿Y qué esperanza puede tener la región de contar con recursos humanos capaces de competir en la economía mundial si la mayoría de la población no reconoce las fallas de sus sistemas educativos? Con esta publicación, el Banco desea estimular un sano debate sobre las opiniones de la población, porque ninguna estrategia de desarrollo puede ser efectiva si no cuenta con el apoyo de la sociedad. La opinión pública importa, tanto para la política como para las medidas de política. Al tomar el pulso de la opinión, se enriquece el discurso público y se puede ayudar a encontrar opciones de desarrollo con viabilidad política.

En definitiva, el BID está al servicio de los ciudadanos de América Latina y el Caribe. Corresponde entonces que al cumplir sus primeros 50 años de operación les pregunte cómo les ha ido después de cinco decenios cruciales de cambios socioeconómicos. También es pertinente que este volumen especial sobre esta ocasión tan especial sea la primera edición de la nueva serie Desarrollo en las Américas, que sustituye al Informe Progreso Económico y Social como publicación emblemática.

Me complace presentar este volumen a las autoridades de la región, a nuestros asociados en el ámbito académico, a las instituciones no gubernamentales que abogan por sus respectivas causas y, por sobre todo, a los ciudadanos de América Latina y el Caribe, que son nuestra fuente de inspiración.

Luis Alberto Moreno

Presidente
Banco Interamericano de Desarrollo
Luis Alfaro Garfias
Administrador
 
Mensajes: 546
Registrado: Mar Jun 21, 2005 10:22 am
Ubicación: Perú

¿MAS ALLA DE LOS HECHOS?

Notapor MUNDIALIZACION » Mar Ago 04, 2009 5:18 pm

¿MAS ALLA DE LA REALIDAD?

EL BANCO CADA VEZ MAS RAPIDO QUE LA REALIDAD.
MUNDIALIZACION
 
Mensajes: 12
Registrado: Lun May 25, 2009 10:18 am


Volver a Gobernabilidad

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron